COMUNICADO DE UPEV SOBRE LA COMPOSICIÓN DE LOS LÍQUIDOS DE CIGARRILLO ELECTRÓNICO Y LO ACONTECIDO EN ESTADOS UNIDOS.

Desde la Unión de Promotores y Empresarios del Vapeo (UPEV) queremos llamar la atención sobre una manipulación informativa que está teniendo lugar en las últimas semanas en lo referente a la que se ha denominado como “la primera muerte por uso del cigarrillo electrónico”.
Desde UPEV queremos señalar que no existe una vinculación directa del uso del cigarrillo electrónico y la muerte de un individuo en Estados Unidos que utilizaba el cigarrillo electrónico de manera negligente. En concreto, se ha confirmado que dicho individuo utilizaba en sus vaporizadores personales aceite de Cannabis y productos no autorizados ni regulados, que no había pasado ningún tipo de control. Mientras se esclarecen las causas de su fallecimiento, no se puede asociar de manera frívola al uso de vaporizadores y líquidos de recarga regulados y autorizados, pues estos pasan todos los controles sanitarios pertinentes.
Por otro lado, desde UPEV se recuerda que en Estados Unidos la regulación del cigarrillo electrónico es mucho menos estricta que en Europa y en España, con importantes agujeros normativos que nunca podrían tener lugar en la Unión Europea. En este caso se utilizaba un aceite de Cannabis que contenía tetrahidrocannabinol (THC), un derivado psicotrópico de la marihuana obtenido de manera ilícita en el mercado negro.
Al contrario, los ingredientes que contienen los líquidos utilizados en Europa están rigurosamente regulados y limitados por la legislación europea y nacional y notificados al ministerio de sanidad de España y a la Comisión Europea en Bruselas. En ningún caso se podría replicar el caso acaecido en Estados Unidos. No en vano, Europa y España, cuentan con la normativa más estricta a nivel internacional sobre la composición, calidad, seguridad y consumo de estos dispositivos, que garantiza que precisamente casos de uso negligente e ilegal de este tipo no puedan darse en nuestro país.
Desde UPEV se quiere recordar que el uso del cigarrillo electrónico para el consumo de nicotina se considera un 95% menos dañino que el tabaco convencional, tal y como afirma el Ministerio de Sanidad del Reino Unido y múltiples estudios internacionales. En cualquier caso, el producto sólo debe ser utilizado por adultos que ya son fumadores. La noticia errónea que se está difundiendo puede ser la causa que esos 600.000 vapeadores vuelvan al tabaco que provoca 52.000 muertes anuales sólo en España.
Desde UPEV se hace un llamamiento responsable para no vincular el uso del cigarrillo electrónico con los efectos del consumo de sustancias ilícitas. En línea con el compromiso del sector de máxima transparencia y responsabilidad, UPEV quiere, mediante este comunicado ofrecer toda la colaboración a los medios de comunicación y a las autoridades sanitarias para proveerles de la información y clarificaciones que necesiten, así como acceso a cualquier estudio o datos adicionales que puedan considerar relevantes.

 

Artículo original UPEV.